Les rêves métalliques de 
M. Feron

La instalación / performance "Les rêves métalliques de M. Feron" es un proyecto que tiene su origen en la visita de Josep-Maria Balanyà a los sótanos de una casa en Bruselas, durante el mes de julio de 2005.

La visión de una enorme cantidad de chatarra en completo desorden, dio la idea a Balanyà para la creación de una obra a medida. Esta pieza, compuesta de numerosos elementos, está preparada para producir doce calidades de sonido diferentes.

La instalación es al mismo tiempo un objeto sonoro múltiple y un reclamo interactivo a disposición del público. Asimismo, puede considerarse como una poli-escultura Fénix, que renace de las cenizas de la chatarra.